BMW E36 Drift Autoespace

p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal { margin: 0cm 0cm 0.0001pt; font-size: 12pt; font-family: “Times New Roman”; }div.Section1 { page: Section1; }

Cuando uno ve por primera vez una competición de Drift se pregunta por qué esos locos se dedican a quemar goma curva tras curva en lugar de ir por la trazada pulverizando el crono. No tiene explicación, todo se centra en el pie derecho… es una cuestión de gas a fondo.

Y es que la fiebre del Drift hace tiempo que salió de las tierras niponas en busca de nuevos adeptos a una serie de historias de terror, en las que los protagonistas son los neumáticos que chillan y echan humo hasta desgarrar sus alambres.

Es por ello que en el país de Napoleón y los croissants nos topamos al doblar la esquina con un BMW E36 que de historias de terror sabe bastante. El dueño de la criatura, Philippe, tenía claro que su tracción trasera era un foco de satisfacciones. Por ello se inspiró en los clásicos del Drift y adquirió un kit CLR GT para vestir el exterior de su 320.

Drifting today

Este kit está formado por paragolpes delantero, taloneras, bajos de caja y unas aletas mucho más grandes y características. Las entradas de aire se adueñan del agresivo aspecto del paragolpes delantero, mientras que en los laterales se encargan de extraer el calor de las ruedas delanteras y de refrigerar los frenos traseros a través del ensanche extra de las aletas. Hay que recordar que estamos ante el kit número 6 de una edición exclusiva y limitada de 100 piezas.

Acompañando al kit CLR se encuentran el capó delantero y el inmenso alerón trasero, ambos fabricados en fibra de carbono. Tras la instalación de las puertas LSD, los faros Hella y los espejos M3 con intermitente, toda la carrocería ha sido pintada de color blanco, rojo y negro, acompañados de infinidad de adhesivos al más puro estilo nipón.

El chasis se asienta sobre unas llantas Barracuda de 19” con el aro pulido a espejo, que junto a las gomas Falken mantienen al coche pegado al asfalto en todo momento. Para absorber las irregularidades de la pista se ha recurrido a uno de los mejores fabricantes del mundo; Bilstein ha sido el elegido, y se ha instalado en este BMW un juego completo de amortiguadores roscados que acercan el coche 6 cm al suelo.

Schrutchs

El apartado mecánico se ve modificado mediante una electrónica de Superchips que controla el motor, sabiamente equipado con una admisión BMC de carbono, el supresor de catalizador Raceland y el discreto escape Madac, que contribuyen a que este dos litros se mueva con mucha más alegría.

Philippe controla la máquina desde un habitáculo totalmente racing. Unos baquets Sparco junto con los arneses Cobra mantienen bien sujeto el cuerpo de una curva a otra, mientras el volante Momo Millenium viaja cual compás manejado por las sabias manos de Philippe. No hay que olvidar que el pedalier se ha cambiado por uno de aluminio ya que, al fin y al cabo, el gas manda y… en el Drift todo es cuestión de manos, y cuestión de gas.

avatar

About The Garage Tuning Team

Equipo de garaje tuning. Somos gente veterana del mundo del motor y especialmente del tuning del panorama Español y Europeo. Mantenemos esta pequeña revista digital para vuestro disfrute. Os invitamos a dejar una opinión vuestra en los comentarios, ya que para nosotros significa mucho.